Saltar al contenido

Cómo limpiar los zapatos de piel

El cuero o piel es un material muy versátil con el cual se fabrican muchas prendas y accesorios tanto para damas, caballeros y niños, es por esto que resulta muy común encontrar zapatos o botas de piel, por ser muy cómodos y funcionales, ya que este tipo de material se puede utilizar para proteger los pies del frio del invierno, y mantenerlos frescos en el verano.

Con este tipo de material se fabrican calzados fuertes, que puedes llevar para un día de campo, y para vestir de manera elegante con un traje y zapatos más formales, todo va a depender claramente del diseño; son muy flexibles, por tanto puede ser usado por personas que tengan algún problema en los pies.

Aunque los zapatos de piel son muy resistentes y duraderos, se requiere de cierto cuidado para mantenerlos limpios y en buen estado, seguidamente te daremos los mejores consejos y las recomendaciones que debes de tener en cuenta para saber cómo limpiar los zapatos de piel, y luzcan como nuevos con el paso de los años.

Pasos para limpiar los zapatos de piel

La piel o el cuero es muy propenso a ensuciarse y a deteriorarse, especialmente la de los zapatos, por su contacto con el suelo; quitarle el polvo y la suciedad después de cada uso, es el primer paso para mantenerlos en buen estado por mucho tiempo.

  1. Si tus zapatos tienes cordones, es mejor que los quites, esto te facilitara la limpieza; al retirar los cordones puedes aprovechar para lavarlos aparte, en la lavadora o mano.
  2. Con la ayuda de un cepillo de cerdas suaves, o con un paño de microfibra, quita la suciedad o polvo que pueda tener en la superficie el zapato de piel, debes hacerlo con precaución para evitar producir marcas en el material.
  3. Pasa un paño de algodón ligeramente húmedo, para limpiar cualquier resto de sucio que pueda quedar en el calzado. Si después de hacer este paso no quedas conforme con el resultado puedes realizar una mezcla de agua y jabón neutro, humedecer un poco el paño y procede a frotar el zapato, repite si es necesario.
  4. Seguidamente tienes que secar bien, para evitar que se produzcan manchas, es importante que sepas que los zapatos de piel no se pueden poner a secar en el sol, ni con aparatos eléctricos que expulsan calor.
  5. Aplica cera incolora o aceite específico para los zapatos de piel, con un paño suave o con un cepillo especial, coloca una capa uniforme y deja que se absorba.
  6. Con otro paño, elimina el resto de cera o de aceite que haya quedado en el zapato, se recomienda no usar el calzado por lo menos 24 horas después de realizado este paso, ya que la piel absorbe lentamente los productos.

¿Cómo limpiar los zapatos de piel por dentro?

Aprendido el procedo que te permite tener el exterior de tus zapatos de piel en perfecto estado, es importante que también le prestes atención a la parte interna del calzado, para que evites cualquier suciedad, especialmente el mal olor.

Para este proceso puedes utilizar el maravilloso bicarbonato de sodio, lo que se debe hacer es esparcir una ligera cantidad de bicarbonato en la parte de adentro de cada zapato, deja actuar durante toda la noche, al día siguiente se retira. De esta forma se eliminan malos olores y bacterias que puedan tener los zapatos de piel. Es mejor hacer este paso antes de limpiar la parte de afuera del zapato.

¿Cómo limpiar los zapatos de piel blanca?

Conservar limpios los zapatos de estas características puede resultar un trabajo complicado, pero con las recomendaciones que te dejaremos seguro vas a lograr mantener los zapatos de piel impecables sin deteriorarlos.

  • Al igual que los zapatos de piel de cualquier color, lo primero que debes de hacer es quitar con cuidado el polvo o barro, que tenga el calzado. Se puede emplear un cepillo suave o un paño de algodón.
  • Retira los cordones y si son de tela los puedes dejar remojando mientras sigues con la limpieza, con esto te aseguras de que los cordones también van a estar perfectamente aseados.
  • Utiliza un paño levemente húmedo, es importante que no tenga exceso de agua, ya que la humedad puede deteriorar la piel, frota hasta dejar muy limpio el zapato.
  • Puedes usar crema dental para limpiar las manchas más fuertes y que se encuentran acumuladas en las grietas de la piel, se aconseja usar crema blanca con blanqueador que no contenga ningún colorante que pueda ocasionar alguna mancha al calzado de color blanco.
  • Con la ayuda de un cepillo de dientes que ya no uses y de cerdas suaves, frota con movimientos circulares, hasta que las manchas desaparezcan por completo.
  • Después de conseguir el resultado deseado, retira el resto de crema dental, asegurándote de que no quede nada, para esto puedes emplear de nuevo un paño de algodón suave que este ligeramente humedecido en agua preferiblemente tibia.
  • Finalmente se procede a secar muy bien los zapatos de piel antes de guardarlos o utilizarlos, con un paño seco, no se deben colocar al sol ni en corrientes de aire caliente.
  • Otra forma de limpiar los calzados de piel blanca es utilizar una mezcla que puedes hacer desde tu casa realizado una solución que contenga partes iguales de aceite de oliva y vinagre blanco, se aplica con un frasco rociador sobre toda la superficie del calzado se deja actuar por unos minutos y luego se retira con un paño húmedo y seguidamente se seca bien.

Recomendaciones para mantener los zapatos de piel

Quedando claro las diferentes maneras en las que puedes limpiar y quitar las manchas de tus zapatos de piel, es necesario que aprendas a como mantener este tipo de material para que luzcan siempre limpios y puedas utilizarlos por muchos años. A continuación te dejamos las recomendaciones que debes de tener en cuenta:

Principalmente se debe de limpiar los zapatos cada vez que los utilices y más si sabes que estuviste por terrenos donde se pudieron ensuciar más de lo normal. Antes de guardarlos debes asegurarte de que no tengan polvo, suciedad y mucho menos humedad.

Se aconseja usar jabón neutro diluido en agua, si los zapatos tienen manchas que no salen con la sacudida del polvo.

La piel se debe hidratar frecuentemente, esto va a depender del uso que, lo indicado es hacerlo una vez al mes. Puedes usar vaselina para este paso.

Guarda los zapatos en lugares en donde no se concentre humedad, y en donde no le de la luz del sol, como te mencionamos antes, estos dos factores causan daños en el material.

Evita pisar la parte trasera con el talón, tal vez lo hagas con cualquier otro tipo de calzado, pero a la piel se le hacen una marcas y hasta le aparecen grietas que luego dará mala apariencia.

Si está en tus posibilidades o a tu alcance, adquiere unas hormas para las introduzcas en los zapatos cuando no lo estas usando, esto ayuda a que no pierdan  la forma y no se les formen arrugas.

Aplica un producto impermeable, para proteger la piel de daños y de humedad, este producto se consigue en tiendas especializadas en calzados, vienes en diferentes presentaciones, aerosol, cremas o aceites, aplica y deja secar, puedes dar una o dos capas si lo deseas,

Te recordamos que el cuero es un material que a pesar de que es muy duradero, también necesita una serie de cuidados y de mantenimientos para conservarlos como cuando estaban nuevos; sigue las instrucciones y los consejos que te dejamos y obtendrás los mejores resultados y lucir un calzado reluciente.