Saltar al contenido

Cómo limpiar el Oro

Si deseas conoce la mejor manera de limpiar cualquier objeto de oro que tengas en tu hogar, ya sea una prenda de joyería o un artículo decorativo, estas en el lugar indicado, aquí te mostraremos los métodos más fáciles que puedes emplear para que queden tan relucientes y brillantes como cuando las compraste.

Se debe de tener en cuenta el tipo de oro con el que están hechos tus objetos ya que dependiendo de este, se le da un cuidado específico, para no equivocarse y estropear las piezas.

La limpieza del oro es más sencilla que la de la plata, porque el oro es más resistente, y se ensucia con menos frecuencia que cualquier otro material, es de fácil mantenimiento; si tienes joyería de este material, no tienes que preocuparte de que se torne de color oscuro, solo debes de limpiarlas cada cierto tiempo para que tengan más brillo.

Sigue leyendo para que aprendas cómo limpiar el oro, para que le devuelvas el brillo a tus piezas para que presumas de ellas como si estuvieran nuevas.

Consejos para limpiar el oro

Principalmente debes determinar si tu pieza es de un valor importante, en este caso debes de dejar la limpieza de tu objeto de oro en manos de personas profesionales para que le den el debido cuidado y no se dañe, en el caso que la pieza no tenga un valor significativo la puedes limpiar desde tu propia casa con algunos productos comerciales, o con elementos que puedes tener a la mano.

  • Cuando se utilizan producto comerciales para limpiar el oro, se debe de leer bien las instrucciones de uso, y para evitar dañar la pieza, se recomienda hacer una prueba en una pequeña parte en el interior para asegurarse de que el producto no vaya a estropear tu objeto de oro.
  • Si vas a utilizar algún cepillo para ayudarte en la limpieza de tus objetos de oro, asegúrate de que sea de cerdas suaves, puedes emplear cepillos de dientes desgastados suaves o los cepillos de peinas las cejas también pueden ser una buena opción.
  • Cuando limpian prendas de oro, y estas tienen piedras delicadas, se aconseja tener cierto cuidado porque se pueden maltratar o despegar si no se tratan con precaución.
  • La temperatura del agua que se utilice para limpiar y para enjuagar el oro es muy importante, el agua no debe estar hirviendo, tiene que estar tibia.
  • Otro consejo que te daremos para que limpies el oro de manera correcta es utilizar un paño suave para frotas las piezas, de lo contrario se le pueden causar rayones, lo trapos de tela de algodón son los ideales para limpiar y pulir las pieza de oro.
  • No expongas tus objetos o prendas de oro al contacto con el cloro, este les saca el color natural y las puede volver opacas.
  • Una vez que se termine el proceso de limpieza del oro, se debe estar seguro de que la pieza este totalmente seca antes de ser guardada, la humedad puede deteriorar la pieza.

¿Cómo se debe limpiar el oro blanco?

Este tipo de oro tiene una capa de rodio, de aquí es que se obtiene el color claro, con este tipo de oro se hacen pieza tan bonitas y llamativas como con el oro amarillo.

Aunque es igual de resistente, es necesario tener ciertos cuidados para limpiarlos y para mantenerlos en buen estado, la recomendación inicial es no guardar las pieza junto con otras, ya sean del mismo material y mucho menos con otras de otro material como la plata por ejemplo, porque pueden sufrir rayones con el roce.

Si prefieres limpiar tus piezas de oro desde tu casa, puedes utilizar la clara del huevo para limpiar el oro blanco, la manera de utilizarla es colocar en un envase y batir, luego aplica sobre toda la superficie de la pieza y deja secar, luego retira con la ayuda de un paño suave y húmedo, notarás como el brillo se acentúa con esta técnica.

¿Cómo limpiar el oro amarillo?

Este es el oro más común, y aunque es muy resistente es necesario hacerle una limpieza cuando se note que está recubierto de polvo o sucio por causa del sudor, de perfumes, cremas o porque ya tienen mucho tiempo de uso y han perdido el brillo.

Existen varias técnicas para limpiar el oro amarillo:

Limpiar el oro con crema dental: Este es un método de limpieza sencillo y delicado, es decir que lo puedes hacer con frecuencia. La mejor manera de aplicarlo es con la ayuda de un cepillo de dientes de cerdas suaves, solo debes de untar la pieza con la crema dental y frotar con el cepillo cuidadosamente, de esta manera verás como la suciedad va saliendo, enjuaga con un agua tibia y seca, con un paño suave pule la pieza y listo, la tendrás como nueva.

Amoníaco para limpiar las piezas de oro: Como este es un material algo fuerte, se tienen que tener ciertas precauciones al utilizarlo, si la pieza no se encuentra muy sucia, no se debes de limpiar con esta técnica, este producto se emplea cuando las piezas necesiten una limpieza más profunda, y no se aconseja utilizarla con mucha frecuencia.

Teniendo en cuenta las advertencias anteriores, se procede a diluir una cucharada de amoníaco en una taza de agua, mezclar bien y sumergir las prendas en esta solución por un tiempo máximo de un minuto, trata de que no sea más tiempo, ya que el producto es fuerte, retira del envase y enjuaga bien con agua tibia, luego procede a secar y a pulir con un paño suave para evitar ralladuras.

Lavavajillas: Mezcla unas gotas de jabón líquido en una taza de agua tibia, asegúrate de que no esté muy caliente, deja remojar por quince minutos aproximadamente, luego puedes emplear un cepillo de dientes suave para frotar la pieza y aprovecha de llegar a las partes difíciles, el proceso de remojo facilita la salida del sucio, enjuaga con agua fresca y por último y seca y pule.

Bicarbonato de sodio: Puedes mezclar este producto con vinagre para potenciar la limpieza del oro, forma una pasta, para esto debes de utilizar más bicarbonato que vinagre, aplica por la superficie de la pieza con la ayuda de un hisopo y deja que actúe por diez minutos, luego enjuaga con agua tibia y deja que se seque sobre un paño suave, pule y tendrás tus objetos de oro muy brillantes.

Limpiar con cebolla: Este puede ser uno de los procesos de limpieza de oro, más económico y sencillo que puedas encontrar, para ello se requiere de unos trozos de cebolla que se van a colocar con un recipiente con una taza de agua, luego se procede a remojar las piezas alrededor de 2 horas para lograr que la suciedad se vaya saliendo de la pieza, seguidamente se procede a enjuagar con agua y jabón líquido y se seca y pule.

El uso del limón: Combinado con sal, el limón es un gran limpiador de las piezas de oro, para este necesitas una cucharada de sal fina y la mitad de este cítrico, realiza una pasta con los dos ingredientes y aplica sobre toda la superficie que deseas limpiar por unos minutos, cuando veas que ya ha salido la suciedad enjuagas con abundante agua fría y finalmente se secan muy bien.

Te recomendamos limpiar tus prendas o piezas de oro con los consejos anteriores, porque te permite hacer la limpieza de estos de manera sencilla y económica, además de que te vas asegurar de hacerlo con el cuidado que merecen tus prendas, y lo puedes hacer desde la comodidad de tu hogar, así no lo pienses más y ¡deja tus artículos de oro como nuevos!